Home / Noticias / Caso Dalmasso: el fiscal tildó de “dañina” la investigación y Macarrón se fue a su casa

Caso Dalmasso: el fiscal tildó de “dañina” la investigación y Macarrón se fue a su casa

06/07/2022

Tras pulverizar la acusación y cuestionarla en duros términos, Julio Rivero pidió que el viudo sea declarado inocente. La defensa avaló el pedido y el tribunal se pronunció en consecuencia.

En una maratónica jornada, tras 40 audiencias, el viudo Marcelo Macarrón (62) fue declarado absuelto en el juicio por el homicidio de su esposa, Nora Dalmasso (51). El crimen ocurrió hace más de 15 años, el 25 de noviembre de 2006, en su casa de la Villa Golf Club, en Río Cuarto.

La acusación contra Macarrón se convirtió en la quinta imputación fallida en una de las causas más emblemáticas de la Justicia de Córdoba, por la que pasaron seis fiscales de instrucción y uno de Cámara.

Julio Rivero hizo una extensa alocución para justificar su decisión de no acusar al viudo y pedir que se siga investigando, pese a reconocer que la causa estaría prescripta, para cualquier otro acusado, desde el año anterior.

CASO NORA DALMASSO

Para Rivero, los hechos que apuntó el fiscal de Instrucción Luis Pizarro contra el viudo no constituyen indicios de peso.

Sostuvo que hay dictámenes y prueba objetiva (como la autopsia psicológica) de que el autor del homicidio tuvo relaciones consentidas con la víctima y la tapó, lo que indica que era un conocido que tenía un vínculo con ella y no un asesino a sueldo.

Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)
Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)

Debido a que el fiscal no mantuvo la acusación, Macarrón fue finalmente absuelto y los jurados populares no tuvieron oportunidad de dar su opinión acerca de su culpabilidad o inocencia.

El tribunal técnico, integrado por Daniel Vaudagna (presidente), Natacha García y Gustavo Echenique Esteve, y los jurados populares, resolvió, por unanimidad (a pedido del fiscal) reconocer a Nora Raquel Dalmasso como “víctima de violencia de género” y absolver a Macarrón de la imputación de “homicidio calificado por el vínculo, alevosía y por precio y promesa remuneratoria” que se le adjudicaba.

Al viudo lo acompañaron sus hijos, sus hermanas y otros familiares entre los que se destacó el hermano de la víctima, Juan Dalmasso.

El cuñado dijo estar con una sensación ambivalente, satisfecho por la declaración de inocencia pero preocupado porque el homicidio de Nora sigue impune.

Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el próximo 5 de agosto, a las 12.

HIPÓTESIS FALLIDAS

El fiscal Julio Rivero confió que al inicio del juicio, pensaba que Macarrón podría haber hecho un pacto criminal con Daniel Lacase y Silvia Magallanes.

Señaló que la acusación del viudo como cómplice primario, a diferencia de la acusación de Pizarro, podría haber hecho tambalear el principio de inocencia.

Según Rivero, hasta podría haberse acusado al viudo de comisión por omisión, si se hubiera entendido que sabía que iban a matar a su mujer y no hizo nada.

Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)
Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)

Pero estas alternativas cayeron ante el peso de los dictámenes de los forenses.

“Pero este hecho se murió el 27 de noviembre de 2006 a las 19, cuando los tres forenses le dicen al fiscal Di Santo dicen que Nora Dalmasso tuvo sexo consentido. No hay evidencias de que fue atacada sexualmente, todo lo contrario”, remarcó Rivero, durante su alegato.

Por las opiniones de los médicos que hicieron la autopsia, Martín Subirachs, Virginia Ferreyra, Guillermo Mazzuchelli y el presidente de la Asociación de Forenses de Argentina y criminólogo, Mario Vignolo, el Ministerio Público Fiscal descartó que el homicidio haya sido planificado y perpetrado por un sicario.

Como se recordará, Macarrón estaba imputado como presunto autor intelectual de homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y precio o promesa remuneratoria.

Para el fiscal instructor Pizarro, Nora se quería divorciar y el viudo, porque es “pijotero y avaro” y no quería dividir sus bienes, hizo un pacto criminal con adláteres no identificados que sacarían cierto rédito político y o económico y contrató un sicario.

Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)
Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)

Según esa hipótesis, le habrían encomendado al asesino asesinarla con el cinto de la bata y sexualizar la escena del crimen.

Ahora, Rivero reivindicó a la Policía Judicial y dijo que le llamó la atención porque no fue convocada apenas ocurrió el hecho y en su lugar se envió al policía de apellido Liendo, que estaba de turno pero que no tenía ninguna experiencia en homicidios.

Recordó que era el primer crimen al que concurría.

Hizo el acta sin presencia del testigo notarial (firmó al día siguiente) y hasta se comió un lomito en la madrugada en la mesa de la cocina de Nora, donde se habían estado tomando huellas.

“Si hubiera tomado cartas en el asunto desde el inicio la Policía Judicial, el autor y los partícipes hace rato que estarían purgando su condena”, opinó el fiscal.

Calificó al organismo como “de excelencia” y en los mismos términos llegó a elogiar al Poder Judicial de Córdoba.

Sobre las anteriores imputaciones, Rivero tuvo un par de definiciones.

Sostuvo que Alberto Bertea, en su carácter de secretario de Seguridad de la Provincia, habría sido quien envió a Río Cuarto a los policías liderados por Rafael Sosa, que terminaron apuntando contra el pintor Gastón Zárate.

Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)
Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)

Descartó de plano la teoría del fiscal Daniel Miralles en torno a la posibilidad de un viaje nocturno del viudo desde Punta del Este a Río Cuarto, para matar a su esposa.

Rechazó que el viudo haya tenido tiempo para viajar, cometer el hecho y presentarse a primera hora a jugar al golf en Uruguay (“donde hay una hora menos”).

Dijo que no planteó el hecho diverso por ese motivo y porque ya el propio Pizarro había descartado la prueba genética.

Rivero remarcó: “Es falso que Zabala haya hallado semen, que el método de fosfatasa ácida sea irrefutable, que se haya validado en un congreso en Rosario y que el FBI haya confirmado era de Marcelo Macarrón”.

El fiscal también hizo una suerte de análisis sociológico de la opinión pública riocuartense.

Fustigó a la prensa local y defendió el accionar de Nidia Modesti, la ex titular del Ceprocor que concluyó que no se halló semen en el cuerpo de la víctima.

DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA

Rivero dedicó extensos párrafos de su alocución para pedir que Nora Dalmasso sea declarada víctima de violencia de género en los términos de la Convención Belem do Para (Cedaw).

También denostó la imputación contra su hijo Facundo Macarrón, la cual se prolongó durante más de cinco años.

“Descaradamente se atacó a Facundo Macarrón, sufrió un calvario por ser gay”, dijo el fiscal y reprochó que se llegó a hablar de relaciones incestuosas de Valentina Macarrón con su padre, por una carta que ella le envió en su cumpleaños.

“Así tratamos a estas criaturas durante 15 años”, lamentó.

Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)
Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)

Rivero leyó el alegato y en las hojas impresas tenía remarcado con color las palabras del testigo Miguel Rosales, el riojano compañero de trabajo de Nora Dalmasso en su juventud.

“A la Nora la matamos todos los 25 de noviembre, porque ese día es el la eliminación de la violencia contra la mujer (…) Nora era solidaria, frontal, directa. No era la mujer frívola que salía en la revista del Quitito Díaz (Sureño) (…). Como la Nora era linda, rubia y de ojos celestes se la discrimina. Parece que los rubios de ojos celestes no tienen derechos y se tienen que defender solos”, citó Rivero.

El titular del Ministerio Público Fiscal reprochó que, pese a que el juicio era contra Macarrón, hubo “más juicios” en la opinión pública: contra los investigadores, contra otros sospechosos, contra la víctima y contra el propio juicio oral y público.

“Se pretendió que esto se convirtiera en una investigación penal preparatoria de un hecho delictivo. El juicio no está para investigar a alguien sino para juzgar a Marcelo Macarrón”, dijo, frente a las críticas.

FISCAL “ÍNTEGRO”

Tras remarcar que, por ley, el fiscal tiene que ser objetivo y respetuoso de los principios de legalidad, lealtad y buena fe procesal, dijo que en 15 años de trayectoria jamás decretó un secreto de sumario.

Sostuvo que nunca hubiera decretado el secreto y ese mismo día convocado a la examante de Macarrón, Alicia Cid, como hizo el fiscal Luis Pizarro, “a sabiendas de que Cid no podría ser citada y su testimonio no podría ser incorporado porque no pudo ser controlado por la defensa”.

“Una cosa es ser un fiscal íntegro y otra cosa es ser un fiscal dañino. Un fiscal con mente de acusador a ultranza es un fiscal que daña la dignidad humana de un acusado, Macarrón o el que sea”, fustigó.

“La acusación de Pizarro no fue controlada nunca. Qué se yo si hay probabilidad. Yo hoy la estoy controlando y ni siquiera hay probabilidad. El fin del proceso penal es descubrir la verdad”, afirmó.

“Como soy un fiscal íntegro y no un fiscal dañino yo voy a pedir la absolución”, dijo Rivero.

“Sería irresponsable oportunista y cobarde acusar”, remarcó.

LA MADRE DE NORA

El fiscal aludió a la madre de Nora, María Delia Grassi.

Dudó y volvió a lamentar por la decisión familiar de hacerla renunciar a la querella luego de que sufriera un ACV. Y recordó que Nené, al quejarse de cómo habían vapuleado la imagen de su hija, refirió que sólo faltaba que “la pusieran en un pozo con materia fecal en la plaza Roca”.

Macarrón lucía acongojado.

El fiscal remarcó: “Cuán grande tendría que ser ese pozo para que nos metamos todos ahí adentro y nos revolquemos todos en la misma mierda en la que revolcamos a Nora Dalmasso, desde hace 15 años. Y cuando digo todos, digo todos”.

“Mucha mierda hubo en este juicio. Hace tres meses que nos estamos revolcando en la mierda”, dijo Rivero, poco antes de pedir la absolución.

CRÍTICAS Y LLANTO

Tras la alocución del fiscal Rivero en favor de Macarrón, la defensa aceptó adelantar su alegato, inicialmente previsto para este miércoles.

Marcelo Brito dejó los papeles de lado e improvisó.

Volvió al calificativo lanzado en la primera audiencia. Sindicó a la acusación del fiscal Pizarro como “un mamarracho jurídico”.

Contra el argumento de que Nora Dalmasso se quería divorciar, recordó a testigos que indicaron que, poco antes del crimen, la víctima habría ido a un spa con su marido, estaba remodelando su habitación matrimonial, tuvo sexo con Macarrón esa semana y hasta se habría sentado en su falda, en su cumpleaños, según aseguró.

“VENDETTA”

Interpretó que Pizarro acusó a Macarrón, por “una vendetta personal contra el enemigo político de su ex jefe, Alberto Bertea” y que “trató de sostener la acusación con pruebas obtenidas ilegalmente”.

Cuestionó también a los antecesores de Pizarro, desde el inicio de la investigación. Y en especial la imputación de Facundo Macarrón, por parte del fiscal Javier Di Santo.

Puso de relieve, por ejemplo, que el policía Liendo, que tuvo a su cargo el acta de secuestro, puso en una misma bolsa todas las pruebas, desde las fundas de la almohada y el cinto de la bata, hasta los pelos hallados en la escena del crimen. “Por eso no sorprenden los resultados encontrados por el FBI”, afirmó.

Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)
Juicio por el crimen de Nora Dalmasso. El fiscal Julio Rivero pidió la absolución de Marcelo Macarrón. (Tomás Fragueiro / La Voz)

“Acá comenzó el desastre investigativo que genera tanta desconfianza social respecto a que los poderosos intervinieron. Acá la suma de la ignorancia y la negligencia son el sustento de todos los fracasos investigativos (…) no podía ser sino alguien de la familia Macarrón y ahí se ve como incidió el tema de la prensa”, dijo Brito y citó una frase del Papa Francisco que afirma que “los medios venden mierda”.

Advirtió que “no se puede desconocer” que el Ministerio Público Fiscal cometió “hechos irregulares, tremendamente aberrantes” en esta causa. Y agregó que el fiscal Daniel Miralles, que acusó a Macarrón de viajar de Punta del Este a Río Cuarto para matar a su cónyuge, “con visa de turista viajó a un país extranjero para realizar tarea policíaca con los fondos públicos”. “No sé si ese hecho está prescripto en Uruguay”, lanzó.

“Después de tanto camino, de tres meses de audiencia, la orfandad probatoria grita. No hay absolutamente ninguna prueba ni absolutamente nada que tenga que ver con el hecho atribuido a mi defendido. Existe la certeza negativa de que Macarrón no cometió el hecho cometido en la pieza acusatoria”, afirmó Brito y se conmovió al solicitar que se absuelva a Marcelo Macarrón, al fundirse en un abrazo con el imputado.

En las críticas a la prensa y en relación a la violencia de género sufrida por la víctima, defensor y fiscal coincidieron.

Fuente: La Voz

Check Also

Fedecom: «Ni el finde XXL, ni el Día del Padre ayudaron a las ventas minoristas cordobesas»

02/07/2024 El informe referido a junio, indicó que las ventas minoristas de los comercios pymes ...

Comentários no Facebook