Home / Noticias / El balance de los equipos cordobeses: un ascenso y muchos amagues

El balance de los equipos cordobeses: un ascenso y muchos amagues

29/12/2017

Lo que dejó el 2017 para Talleres, Belgrano, Instituto y Racing.

Ocurrió la noche del domingo 28 de abril de 2013, en el Mario Kempes. Jonathan Scalzo, arquero de Alumni de Villa María, le adivinó el penal a Hernán Pérez, de Racing, y enseguida Walter Cuevas clavó el suyo, que más bien pareció una daga en el corazón de la Academia. Sí, los de Nueva Italia, esos mismos que asombraron al país en 1980 en una final inédita con Rosario Central, caían a la cuarta categoría del fútbol nacional.

A más de cuatro años y medio de aquella postal de tristeza, Racing se encargó de darle al fútbol cordobés la alegría más grande de 2017. Y con mucho derecho a ilusionarse, por más que el camino desandado parece todavía inalcanzable y con escalas más empinadas que las que debió soportar en la campaña que lo catapultó al Federal A.

En su regreso al torneo que abandonó en 2013, Racing disputó 24 partidos, de los cuales 20 fueron ante rivales cordobeses, entre los cuales Sarmiento de Leones se le plantó duro y con pretensiones (se ganaron mutuamente dos veces cada uno). Apenas dos cruces ante Vélez Sársfield de San Ramón (Santiago del Estero) y Central Norte de Salta le dieron tinte nacional a un certamen que, para muchos, representa “el infierno”.

De paso y con amagues. Así puede calificarse la actuación de los tres equipos cordobeses más populares. Insinuaron más de lo que concretaron. Talleres inició el primer semestre con un triunfazo en la Bombonera ante Boca (2-1 el 19 de marzo) y durante buena parte del torneo estuvo en zona de copas, pero se fue desinflando y mostró la hilacha en las cuatro últimas fechas, cuando sólo rescató dos puntos de 12 en juego.

También fue brillante su apertura del actual torneo, con un 5-2 sobre Lanús, en el Kempes, pero a la fecha siguiente cayó 2-1 con Godoy Cruz y perdió en sus últimas dos presentaciones en casa (Rosario y Estudiantes). De todos modos, el receso lo encuentra en el cuarto puesto y renovando su ilusión de copas.

Belgrano cerró el primer semestre con un funesto 28º puesto, pero levantó decididamente con la llegada de Pablo Lavallén. A pesar de una racha de 582 minutos sin goles, cerró 2017 en el noveno lugar, a sólo una unidad de la “T”.

Instituto, en la B, no la pasó bien. Perdió más de lo que ganó (15 triunfos y 16 derrotas), “consumió” cuatro técnicos (antes de Franco pasaron Delfino, Demaría y Gómez) y, como el Pirata, su punto flojo fue el gol (35 tantos en 38 partidos).

¿Podrán dejar de amagar y concretar? El año 2018 tendrá la palabra.

Fuente: La Voz del Interior

Check Also

Schiaretti: “El acueducto interprovincial es la obra más importante de los últimos 50 años”

31/01/2023 Los gobernadores de Córdoba y Santa Fe se reunieron en San Francisco donde presidieron ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *