Home / Noticias / Sierras Chicas mutó de zona turística a ciudades dormitorio

Sierras Chicas mutó de zona turística a ciudades dormitorio

31/01/2019

Fue un área pionera para el turismo en Córdoba. Pero con el tiempo varió su perfil. Es la región que más creció en habitantes y la que menos aumentó su capacidad de alojamiento.

Desde hace ya varias temporadas, la actividad turística en Sierras Chicas, al menos como tradicionalmente era concebida, viene en declive.

El avance del concepto de “ciudades dormitorio”, muy cercanas a la Capital, transformó su perfil: el valle turístico fue cerrando más que inaugurando hoteles, algunos complejos de cabañas construidos con destino vacacional pasaron a ser de alquiler permanente y las ofertas de espectáculos masivos se fueron reduciendo.

Décadas atrás, cuando el turismo empezó a hacerse masivo, Sierras Chicas era, junto al valle de Punilla, la región que más visitantes recibía en Córdoba.

Era la época en que se creaban los hoteles sindicales, que aún subsisten. Por entonces, los valles de Calamuchita y Traslasierra eran destinos aún “subdesarrollados”.

En las tres últimas décadas, esos dos últimos valles pasaron a ser los que más crecieron en su capacidad de alojamiento, y en forma paralela, Sierras Chicas se transformó en el que menos inversiones turísticas recibía. El perfil de sus localidades empezaba a ser otro: el de satélites de la cercana Capital.

A la vez, fue en estas dos últimas décadas cuando Sierras Chicas se transformó en la región provincial de mayor crecimiento demográfico.

Ahora

En esta temporada 2019, de presupuestos acotados desde los ámbitos oficiales y baja inversión privada, se refleja un bajo nivel de ocupación de las plazas en hoteles y cabañas.

En Sierras Chicas quedan numerosas casas de fin de semana, visitadas frecuentemente por sus dueños. Pero va reduciendo su rol de destino turístico. Dos de sus localidades conservan aún algo de aquello: Río Ceballos y, sobre todo, La Granja-Ascochinga.

“Este verano es de fines de semana. En nuestro caso, llegamos a tener ocupación del 70 por ciento viernes y sábado, y el resto de la semana casi que no se mueve. En promedio, desde fines de diciembre hasta ahora la ocupación es del 50 por ciento. Esperábamos otra temporada”, expresa Guillermo Cuervo, propietario del hotel San Pedro, uno de los más tradicionales de Río Ceballos.

Los operadores comerciales coinciden con ese diagnóstico. Los carniceros no venden más carne, las panaderías no facturan más, los locales de artículos regionales casi nada y los artesanos dicen no trabajar ya como antes.

“Todo indicaba que por la imposibilidad de muchos argentinos de vacacionar en el exterior, se fortalecería el turismo interno. Pero no es así, al menos acá. La gastronomía funciona bien los fines de semana, y algunos eventos o festivales que privados o municipios se animaron a sostener por tradición para los visitantes, pero todo a riesgo. No se nota movimiento turístico en las calles ni en los negocios”, cuenta Daniel Lucca, presidente del Centro Comercial y Turístico de Río Ceballos.

Las oficinas de turismo locales brindan datos de plazas con ocupación del 70 o 75 por ciento en promedio, pero los comerciantes y gastronómicos, en general, no coinciden con esas cifras.

Candelaria Molina, directora de Turismo de La Granja, intenta develar esa incógnita. “En nuestro caso, durante la primera quincena de enero los operadores turísticos trabajaron muy bien, y las plazas estuvieron ocupadas a más del 95 por ciento porque muchos visitantes vinieron al Festival de Jesús María y encontraron acá buen alojamiento y a precio. Es un fenómeno que se viene observando desde hace varias temporadas. El turismo que llega a nuestra zona hace base en nuestras localidades pero se mueve todo el tiempo hacia otros valles”, explica Molina.

Esta impresión la comparte el director de la Agencia Córdoba Turismo para Sierras Chicas y el norte cordobés, Sergio Spicogna. “Sierras Chicas es un producto turístico importante porque ofrece conectividad con otros valles, tiene un patrimonio histórico y cultural muy destacado, y oferta de alojamiento de calidad. Principalmente, es buscado por el cordobés capitalino que no quiere demorarse horas tratando de llegar a otros valles en los fines de semana. El Camino del Cuadrado y el ensanche de la ruta E-53 hacia Ascochinga suman seguridad y rapidez en el acceso a diferentes atractivos de otras regiones, como el norte cordobés o Punilla, pasando por Sierras Chicas”, dice Spicogna.

 

Fuente: La Voz del Interior

Check Also

EL MUNICIPIO COLABORÓ CON EL OPERATIVO INTERFUERZAS DURANTE EL FIN DE SEMANA

11/06/2024 El Gobierno Municipal a traves de la Subsecretaria de Seguridad informa que, el pasado ...

Comentários no Facebook