Home / Noticias / Rally Dakar: Sebastián Urquía y un sueño sobre dos ruedas

Rally Dakar: Sebastián Urquía y un sueño sobre dos ruedas

17/01/2018

Es el único cordobés que sigue en carrera arriba de una moto. Es ingeniero industrial y la carrera terminará a metros del edificio donde vivió en sus épocas de estudiante.

Sebastián Urquía representa arriba de su KTM el sueño de miles de motoqueros cordobeses. Tras disputarse diez etapas del Rally Dakar 2018 es el único piloto de nuestra provincia que sigue en carrera en esta categoría.

Luego de debutar con un respetable 69° puesto en 2014, el piloto de General Deheza lleva tres ediciones que por poco no puede culminar con este duro raid. Pero el hecho de que la carrera termine en Córdoba tiene un condimento por demás particular para el hombre de 44 años.

“Yo estudié ingeniería en Córdoba. Y viví muy cerca de donde va a terminar la carrera. Yo vivía en la 24 de Setiembre y va a terminar ahí nomás, en el barrio donde yo estuve mucho tiempo. Encima si llego van a ir familiares y amigos, por lo que será muy particular poder subir al podio el 20”, le dijo Urquía a Mundo D.

Con el abandono de Pablo Pascual quedó como el único cordobés en carrera. Al ser consultado al respecto, precisó: “Primero que me causó mucha pena verlo a Pablo a la orilla de la ruta cuando se cayó. Era peligrosísimo donde se accidentó. Me dio mucha pena porque es un guerrero, se banca cualquier cosa. Yo trato de hacer etapa por etapa, de terminar, de no golpearme. El objetivo fijo es tratar de llegar a Córdoba. Yo no voy a pelear un puesto mucho más arriba de donde estoy porque no tiene sentido. La carrera me dejó tres veces afuera. La idea es llegar a mi provincia y encontrar la familia, los amigos y toda la gente nuestra, va a ser una fiesta”.

-Muchos afirman que este el Dakar más duro de todos lo que hubo en Sudamérica, ¿lo sentís así?
-No es poca cosa seguir en carrera en este Dakar tan complicado. La etapa que unió La Paz con Uyuni fue la más dura que hice en estos cinco años en el Dakar. Fue de arena con un pasto pelo de camello. Con muchas ondulaciones, parecía una etapa de Belén. La arena muy floja y el físico exigía al límite. Era para hacerlo al nivel del mar, no a cinco mil metros. Y era muy larga y encima maratón. A la mañana hizo mucho frio y a la tarde nos prendimos fuego. Y para colmo llovió.

-¿Cómo se vive la carrera en General Deheza?
-Allá se vive de manera muy especial. Yo vengo de correr ya varios años. Incluso ahí cerca, en General Cabrera, está Nicolás Cavigliasso, que va bien, es candidato y ganó etapas.

-¿Qué es lo más duro de un Dakar?
-Tener la familia lejos es lo peor. Trato de hablar con mi mujer todas las noches y quedar relajado para dormir y arrancar con pilas. Todos los días le pido que no se duerma temprano así me da la fuerza que necesito para largar al día siguiente.

Los consejos de ella

Urquía se desempeña como ingeniero industrial de una de las principales empresas alimenticias de la Argentina.

Con la necesidad de llegar a la meta y para que ello no se convierta en una obsesión tras tres abandonos en fila, Sebastián decidió seguir el consejo de su mujer y en el Dakar 2018 tripula una flamante KTM preparada por el equipo X-Raids. Si la apuesta rinde sus frutos, habrá buenas vacaciones en familia.

“En el Dakar 2017 se me rompió la moto faltando apenas una etapa y media. Falló el inyector y luego la bomba de nafta. Esa era la única bomba que yo tenía, porque la otra la tenía la asistencia que quedó del otro lado, después del alud de un volcán”, recordó el cordobés.

“Como ya van tres años que me quedo faltando poco para la llegada, no quiero que esto se convierta en una obsesión. Quiero disfrutar, como disfruté mi primer Dakar. Conversando de esto con mi mujer Carina, ella me dijo: ‘Andá a correr este Dakar, pero que sea con una KTM.’ Entonces decidí ir con una moto del X-Raids”, agregó.

“Toda la vida me gustaron los fierros, pero básicamente el motocross. En 2009 ya me había retirado de la competencia porque soy ingeniero industrial (trabaja en la Aceitera General Deheza) y me había dedicado a eso de lleno. Pero cuando me enteré hace un tiempo que el Dakar venía a Argentina me volvió a picar el ‘bichito’”, completó Urquía, que sueña con subirse el sábado al podio que estará ubicado a metros del edificio donde vivió cuando era estudiante. Pero ahora no va por un diploma ni por un título: va por el honor y la gloria.

Fuente: La Voz del Interior

Check Also

26 años sin José Luis Cabezas: el crimen que sacudió a la sociedad y al mundo político

25/01/2023 El asesinato del fotógrafo de la revista Noticias conmocionó al país. El recuerdo de ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *