Home / Noticias / Un centenar de personas renunció a la Iglesia Católica en San Francisco

Un centenar de personas renunció a la Iglesia Católica en San Francisco

27/08/2018

Alrededor de cien personas prestaron su conformidad para iniciar el trámite de la apostasía y de esa manera renunciar a la Iglesia Católica, tal como proponía la campaña denominada «Apostasía colectiva» bajo el slogan «Iglesia y Estado asuntos separados».

Los impulsores de esta iniciativa se congregaron este domingo en el Paseo por la Memoria, la Verdad y la Justicia (costanera), donde recibieron las cartas de quienes manifestaban de manera voluntaria su decisión de dejar de ser parte de la Iglesia Católica, las que llevarán al Obispado de nuestra ciudad.

Mariana Dipiazza, una de las personas a cargo de la convocatoria, expresó su satisfacción por la cantidad de personas que se llegaron para realizar el trámite: «Estamos muy contentos con la convocatoria que logramos. No pensamos que iban a venir tantas personas a compartir esta propuesta, sobre todo en una ciudad como San Francisco que es una sociedad muy especial, pero así y todo la gente vino y muchos firmaron», informó en diálogo con La Voz de San Justo.

«Este es el inicio de esta campaña que empezó en redes sociales y siguió con el boca a boca. Pensamos que la Iglesia aún no cree que esto llegue muy lejos. Nosotros tenemos esperanza de que algún día el Estado se separe de la Iglesia y se den cuenta que somos un montón los que queremos esto», indicó.

De todas maneras, la entrevistada reconoció que el Estado «tiene un compromiso» con la Iglesia «expresado en la Constitución Nacional», no obstante lo cual agregó que «el Estado somos todos, pero la Iglesia no. La sociedad está integrada por muchas religiones y por personas que no creemos en ninguna de ellas. Sin embargo, durante mucho tiempo la Iglesia Católica ha obtenido grandes beneficios por parte del Estado», criticó.

Por último, Dipiazza sostuvo: «Ojalá que a partir de estas iniciativas la gente se saque el miedo a preguntar. Venimos con ideas consolidadas por muchos años y con todo esto la gente se está animando a informarse y tomar una decisión interna e individual».

Image6332032be6dc4a8d9aaaaeb9e9c92007

Números

Cabe recordar que previo a esta movida colectiva, en San Francisco se habían receptado cinco solicitudes según informaron a La Voz de San Justo desde el Obispado.

A nivel nacional, se conoció en estos días que al menos cuatro mil argentinos iniciaron ya el trámite para abandonar la Iglesia Católica en el último mes, los que fueron presentados ante el Episcopado Argentino el último viernes.

Apostatar, cabe aclarar, significa desligarse institucionalmente de la Iglesia Católica Apostólica Romana, y según la Coalición Argentina por un Estado Laico (Cael), si bien la Iglesia no recibe financiamiento en relación a la cantidad de personas bautizadas, sí utiliza las cifras para hacer valer su poder de lobby.

Imaged4ad7b6926674ad19fe5561fd6c36564

Testimonios

Cristian Carranza, uno de los que iniciaron el trámite explicó que firmó por muchas razones, especialmente por una disconformidad: «No creo que la Iglesia tenga que recibir fondos del Estado para su sostenimiento. Con esta campaña busco precisamente que se separen la Iglesia y el Estado».

Laura Ferreyra, por su parte, señaló: «Firmé porque creo que esta es la mejor forma para que no puedan seguir influyendo en cuestiones que no les corresponden como el derecho al aborto. Como integrante del colectivo de Lgbt en San Francisco creo que la Iglesia se ha tomado mucho atrevimiento decidiendo sobre nuestros cuerpos y formas de vida».

En la misma sontía, Luis Carranza manifestó: «Cuando me informé pude ver que era necesario renunciar a la Iglesia, dejar mi nombre de lado para quitarle poder a la Iglesia. Ojalá con esto lo podamos conseguir».

Por último, Rocío Ferreyra, quien también inició el trámite dijo: «Creo que la Iglesia no puede decidir por nosotros y es necesario que el Estado deje de subsidiarla. Esta es la forma de demostrar que si podemos hacer esto, podemos hacer más».

Image46d74120607843fabcb82a15143c825f

Lo que dice la Iglesia

En una entrevista con este diario, el vicario general de la diócesis en nuestra ciudad, Gustavo Zaninetti, explicó que más allá de este pedido, que todo bautizado puede realizar, «no podemos anular el bautismo porque según la fe de la Iglesia Católica es un sacramento que dura para toda la vida y no se puede quitar».

«La teología dice que el sacramento del bautismo imprime carácter, lo que implica que al ser hecho hijo de Dios mediante la gracia del sacramento del bautismo, es algo que perdura para siempre y el acta de bautismo da fe que se ha producido ese sacramento en la vida de la persona. No podemos destruir ese documento. Aceptamos que la persona quiera renunciar a la Iglesia Católica ejerciendo un acto de libertad y dejamos constancia de eso en el acta, pero el bautismo no se puede anular y tampoco podemos destruir un documento oficial como este», señaló Zaninetti.

 

Fuente: La Voz de San Justo

Check Also

Schiaretti: “El acueducto interprovincial es la obra más importante de los últimos 50 años”

31/01/2023 Los gobernadores de Córdoba y Santa Fe se reunieron en San Francisco donde presidieron ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *